La Dieta de Dios

Precio habitual
€7,54
Precio de venta
€7,54
Precio habitual
€7,94
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Es hora de que rompamos la miserable barrera nutricional y empecemos a disfrutar de la buena salud y el bienestar que Dios quiere que tengamos,

Recuerda lo que dijo el rey Salomóm: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza”, Proverbios 1:7

Todos los caminos de Dios son rutas pavimentadas que te llevarán a salvo a tu destino, Sal de tu camino de barro, donde estás atorado y súbete al camino pavimentado de Dios y Su Palabra, 

Ignorar las leyes y mandamientos de Dios lo único que traen es miseria y enfermedad: “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento”, Oseas 4:6, 

Al leer este libro lleno de principios bíblicos para una buena nutrición descubrirás:

  • Los fundamentos para edificar un cuerpo fuerte y sano que dure mucho tiempo, para que disfrutes la vida y para que sirvas al Señor y a su pueblo por muchos años,
  • El plan de Dios para tu salud física
  • ¿Promete Dios largura de días y salud?
  • Cómo desarrollar una actitud correcta para fortalecer tu espíritu
  • Cómo obtener beneficios para nuestro cuerpo y alejar los resultados perjudiciales
  • ¿Estás transgrediendo alguna de las tres leyes bíblicas?
  • Las diferencias entre la carne pura e impura
  • ¿Es perjudicial comer sangre de animales?
  • Los peligros de comer animales no aptos para consumo humano
  • La relación entre el cáncer y los alimentos que consumimos
  • La visión de Pedro en cuanto a los alimentos, ¿realmente ha cambiado algo?
  • ¿Qué pensaba Jesús de los animales inmundos?
  • Verdades que te ahorrarán miles de dólares en medicinas, doctores, hospitales y operaciones, 
  • El agua que sana
  • Secretos reveladores del ayuno
  • La importancia del buen descanso
  • y mucho más!


Dios está muy interesado en tu cuerpo, Si nuestro cuerpo es templo del Señor y es Su habitación, tendremos que darle cuentas del uso y abuso que le demos, Hemos sido hechos los custodios de la casa de Dios, donde mora su Presencia, y tendremos que dar cuentas en el Tribunal de Cristo,

Si no revisamos los materiales con los que estamos construyendo nuestra casa orgánica se nos va a derrumbar mucho más pronto de lo que nuestro Arquitecto lo planeó,