Lecumberri, el lado blanco del Palacio Negro

Lecumberri, el lado blanco del Palacio Negro

Precio habitual
€31,45
Precio de venta
€31,45
Precio habitual
€33,10
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

"Lecumberri, el lado blanco del Palacio Negro" Roberto tiene algo que compartir. Vivió una injusticia, una equivocación de la ley. A los veinte años entró a Lecumberri, donde estuvo quince, de 1955 a 1971. Lo acusaron del asesinato de una mujer a la que cuatro jóvenes con antecedentes penales atacaron. Como puede verse al estudiar el expediente, Roberto no estuvo en el lugar de los hechos. Su juicio duró escasamente tres meses y fue sentenciado a veintitrés años. Un mes después, en otro juzgado, otra persona, Alberto Hernández Rodríguez, recibió una sentencia de treintaiún años por el mismo delito y se dejó abierta la averiguación para cuando se capturara a Roberto a quien se consideró prófugo. Su capacidad de adaptación, su carácter, la formación que le dio su abuela y su oficio de panadero fueron elementos que le permitieron hacer cambios para mejorar íntegramente la cárcel. En el Palacio Negro los presos tenían responsabilidades laborales y Roberto escaló cargos hasta llegar al más alto. Disfrutó de privilegios que supo ganarse. Se cultivó, pintó, se casó y tuvo cuatro hijos. Conoció a peligrosos asesinos a quienes controlaba con carácter. También aprendió mucho de presos de gran cultura y educación, como Humberto Mariles, a quien admiró y con quien convivió. Algunos personajes importantes de nuestra historia, artistas, periodistas, políticos, estuvieron presos con él y otros visitaron el penal durante su estancia y se interesaron en él por sus aptitudes de liderazgo. En la actualidad, Roberto disfruta con salud y libertad de una vida productiva al lado de su segunda esposa, la autora. Con su segundo matrimonio entró a formar parte de una familia de artistas muy queridos por el pueblo mexicano. Él y ella tuvieron el valor de curar sus heridas, aplicar la experiencia y crecer para cuidar y hacer crecer su amor. Roberto quiere compartir su fórmula para reincorporarse a la sociedad: EDUCACIÓN, TRABAJO y DEPORTE. Quiere abundar en las ventajas de legislar para que sea obligatorio que el preso trabaje desde que entre a la cárcel. Tiene una propuesta para que las cárceles sean auto financiables. En suma, quiere dar testimonio de que se puede sufrir una injusticia y convertirla en una oportunidad de crecimiento. Dalia Inés Nieto Jiménez